Home > Policiales > Un mozo cargaba kerosene, se le cayó el bidón en una estufa y se prendió fuego

Un mozo cargaba kerosene, se le cayó el bidón en una estufa y se prendió fuego

Un mozo de un bar de la localidad bonaerense de Martinez, que intentó prender un calefactor con un bidón de combustible, terminó con el 70 por ciento del cuerpo quemado y se encuentra internado en terapia intensiva.

Un mozo cargaba kerosene, se le cayó el bidón en una estufa y se prendió fuego

Se trata del bar “Malloy´s”, que está ubicado en la calle El Cano al 1700, a la vera del río, muy frecuentado durante los fines de semana. 

El accidente ocurrió el miércoles por la tarde cuando Jonathan, de 30 años, que ese día hacía una suplencia en el turno noche, manipuló un bidón con cinco litros de combustible para prender un artefacto calefactor que se encuentra en el interior del salón y funciona como un fogón rodeado de sillones.

Aunque todavía no se saben las causas del hecho, testigos creen que por el viento o por la misma manipulación del bidón, las llamas se encendieron rápidamente y le produjeron quemaduras en el 70 por ciento del cuerpo.

Jonathan está internado en terapia intensiva en la clínica Fitz Roy de la Ciudad de Buenos Aires.

Agustina, la prima de Jonathan dijo en comunicación con TN: “Está estable en su gravedad, estamos esperando el parte oficial. Tiene más del 70% del cuerpo quemado, la parte más complicada en el tórax y los genitales. Está intubado y sedado desde ayer. Lo que nos explicaron los médicos es que las quemaduras y lesiones van teniendo etapas entonces están tratando de ver cómo hacen para examinarlo por dentro porque tiene comprometido el corazón y están tratando de establecer si tiene otro órgano comprometido”.

Sobre lo ocurrido, Agustina relató: “Fue adentro en una especie de fogón que tiene el lugar que estaba prendido y era algo muy rutinario lo que iba a hacer, él sabía que hacer y sabía cómo cargarlo, era algo rutinario. Había una mínima llamita y al estar caliente esto explota y ahí es cuando inmediatamente cae en el cuerpo de él. Mi primo salió corriendo hacia afuera pidiendo auxilio y se tiró al piso, intentaron ayudarlo tirándole agua, el intentó tirarse al río y luego intentaron apagar las llamas con un trapo entre los mismos compañeros”.

“Esto ya ocurrió. Hace tres meses que hay fallas con el fogón, ya hubo una explosión ahí y es un lugar rústico con maderas y plantes, todo muy inflamable”, reveló la prima del mozo y denunció: “Los matafuegos no estaban, estaban en el local de al lado”.

“Tenemos un montón de pruebas de gente que estaba comiendo en el lugar y avala lo que estoy contando”, concluyó en diálogo con el canal de noticias.

En línea con la prima de Jonathan, Clarín dialogó con una de sus compañeras que confirmó que no es la primera vez que hay accidentes con ese fogón:  “Cuando entras a Malloys hay un hall de espera con tres sillones y en el medio hay un fogón, que es como una fuente para hacer paella con maderas alrededor y en el medio hay una cazuela que es donde se pone el combustible para hacer el fuego. Hace cuatro meses hubo un accidente parecido pero no llegó a mayores, nadie se prendió fuego. El fogón explotó, tiró una llama para arriba y todo el local es de madera: los pisos, las escaleras, las sillas, las mesas. Hay matafuegos en el local, no sé si son suficientes. Hay uno al lado del fogón ese día lograron apagarlo y no se incendió nada”.

En su relato, detalló los accidentes relacionados a este fogón que ocurrieron los días previos: “El domingo en esa fuente para el fogón se prendieron fuego las maderitas que están alrededor, lo apagaron en el momento, le tiraron agua los empleados en medio de la desesperación y luego lo extinguieron con matafuegos. El lunes cambiaron este fogón, y volvió a haber un accidente. El martes hubo otro pequeño accidente que no pasó a mayores”.

Sobre lo sucedido con su compañero el miércoles por la tarde dijo que es una tarea que normalmente realizan los encargados y que Jonathan, no sabía que “cuando el líquido se termina de consumir hay que esperar a que la cazuela y todo se enfríe para poder volver a poner el líquido”.

“Cuando sacó la cazuela se prendió fuego el combustible y se prendió fuego él. Por lo que sé salió corriendo, se salvó la vida solo, nadie llegó a hacer nada, amagó a tirarse al río, no llegó y rodó por el pasto. Los clientes intentaron apagar el fuego tirándole el agua de las botellitas que tenían en sus mesas”, detalló.

Este jueves el bar se encuentra cerrado y aún no hubo declaraciones de los dueños, quienes decidieron suspender la cuenta de Instagram del lugar.

Leave a Reply

A %d blogueros les gusta esto: