Home > Sociedad > Bariloche: renunciaron todos los jefes del hospital público

Bariloche: renunciaron todos los jefes del hospital público


Se trata de los jefes de todas las áreas de servicio, de división y de unidades, así como coordinadores de dispositivos y de equipos. Reclaman recomposición salarial y la mejora de condiciones de todo el personal de salud. Se suman a las dimisiones en otras cuatro ciudades de la provincia.Un total de 32 jefes de los distintos sectores y unidades del Hospital Zonal “Dr. Ramón Carrillo”, el único hospital público de Bariloche, presentaron su renuncia a sus funciones ante “la falta de respuesta” del gobierno provincial a los “reclamos de recomposición salarial y la mejora de las condiciones de todo el personal”.

La medida, dada a conocer este martes, alcanza a todos los jefes de áreas de servicio, de división y de unidades, así como a los coordinadores de dispositivos y de equipos.

“Motiva la presente decisión la falta de respuesta por parte de la Sra. Gobernadora, y otras autoridades provinciales a los justos reclamos de recomposición salarial y la mejora de las condiciones de todo el personal de salud de este y otros nosocomios provinciales en virtud de la situación actual agravada por la pandemia covid-19”, explicita la nota, que lleva la firma de todos los jefes renunciantes.

El gobierno provincial “ahora tiene 30 días para aceptar las renuncias, que no son renuncias a los cargos sino a las funciones de jefes y coordinarores”, precisó en diálogo con Télam el terapista ocpacional Juan Manuel Zorzoli, uno de los firmantes.

“Lo que siempre pedimos y seguimos pidiendo a la gobernadora es que nos escuche. Hay muchas cosas que revisar, como la recomposición del salario, actualización del escalafón de la pirámide, revisar los recibos de sueldo que son inentendibles y apertura de partitarias, porque las propuestas actuales no son satisfactorias”, continuó.

En la misma línea, el médico cardiólogo -y hasta ayer, jefe de esa unidad- Pedro Zanrdo destacó en declaraciones al diario local El Cordillerano que lo que se pide “es que nuestros salarios estén al menos por arriba de la línea de pobreza. El básico de una mucama o de una enfermera es de 5 mil pesos, ni un 30% alcanza a recomponer lo que se ha deteriorado todos estos años”.

La carta colectiva de renuncia recuerda que “la última medida adoptada de otorgar un plus por pandemia y el aumento extra solo a las jefaturas de servicio ha sido rechazada de plano por el conjunto de los trabajadores hospitalarios de la provincia, por injusta, escaza y fuera de todo conocimiento de la problemática actual luego de 10 semanas de movilización hospitalaria”.

Esta fase del conflicto se generó hace 11 semanas, cuando el gobierno de Arabela Carreras “arregló con ATE otorgar un aumento de 22,5% final. Lo que escondía esa propuesta es que se trataba de un aumento en promedio, que surge de contabilizar las mejoras de los sueldos más bajos con los más altos. Metieron a toda la masa salarial y el gremio garantizó para los sueldos más bajos un mejor acuerdo que para los profesionales. Olvidandose que representa a todos los trabajadores”, explicó Zorzoli.

A esa decisión le seguieron casi tres meses de una negociación empantanada, que según los jefes del hospital barilochense estuvieron teñidas por un intendo de dividir a los trabajadores de la salud.

En una reunión realizada en Viedma, la capital provincial, Carreras planteó otorgar un plus por pandemia “pero no presentó ningún número ni informó nada. Luego nos enteramos de que ese plus era de 1.100 pesos para los escalafons más bajos y podría llegar hacer de hasta 8.500 para un profesional con título y 30 años de antigüedad”, detalló el terapista ocupacional.

“Entendemos que esto es un nuevo intento de segmentar a los trabajadores mediante el reconocimiento de la labor de las jefaturas con un cobro diferenciado mientras el conjunto de las y los trabajadores solicitamos la recomposición salarial a todas y todos los trabajadores y recuperación del escalafón y la estructura hospitalaria a marzo de 2015”, cuestiona la carta colectiva.

Las renuncias en Bariloche complican la relación del gobierno provincial con el sector de la salud pública, y se suman a otras 15 decididas por jefes médicos en General Roca, a “cuatro o cinco” en San Antonio Oeste y Las Grutas y a las 11 dimisiones anunciadas el 5 de noviembre por los jefes en Viedma.

Además, agravan un cuadro que genera preocupación en plena pandemia: Bariloche es junto con Puerto Desados el único municipio del país que continúa con estatus de Aislamiento Social Obligatorio y no con el DISPO que rige en el resto del país.

“Llevamos años de pérdida de salario, por ello consideramos que luego de intentar acercar una posición (consensuada, constructiva y pacífica) al respecto las últimas medidas son graves y lejanas de todo intento de construcción hacia nuestro sector y el que Ud. representa como director y colega”, remata la carta, “en solidaridad con todos los trabajadores hospitalarios”.

You may also like
Cientos de abuelos visitaron la Laguna Totora
Asesinaron de un disparo a un contratista y detuvieron a uno de los sospechosos
Camionero murió tras despiste y vuelco en “Cuatro Bocas”
Delincuentes atacaron la base del GIR en el barrio Virgen de los Dolores para “rescatar” a un arrebatador

Leave a Reply

A %d blogueros les gusta esto: