Home > proviciales > El conmovedor mensaje de un médico correntino que tiene coronavirus y lucha por su vida

El conmovedor mensaje de un médico correntino que tiene coronavirus y lucha por su vida

Se trata de Pedro Estigarribia, que se encuentra en grave estado de salud tras contraer el COVID-19. El profesional de salud está radicado en la ciudad de Trelew, provincia de Chubut. El hombre, oriundo de Esquina, dejó un conmovedor mensaje en su cuenta de Facebook.

EL TEXTO COMPLETO

La vida tan corta para algunos y un poco más larga para otros, nos va poniendo pruebas para que podamos aprender y a través de ellas forjar nuestra resistencia, perseverancia, tolerancia y tantas otras virtudes del ser humano; si existe alguna que por la complejidad de lo que representa, y creo es la experiencia más difícil; la salud, o mejor dicho cuando la salud está en riesgo. Hoy me toco nuevamente experimentar y sentir la fragilidad de nuestra vida y como todo lo que parece que importa y luchamos día tras día para conseguirlo pierde importancia en un instante. Me preguntaba que hice para mejorar las cosas sencillas de todos los días pensando que son las que enriquecen el alma, el espíritu y las que seguramente nos van a permitir trascender y permanecer en el recuerdo de toda la gente que queremos.
Muchas veces escuche una frase repetida miles de veces, y después de 6 o 7 días, no recuerdo bien, ni me interesa hacer el menor esfuerzo para recordar cuantos días fueron; hoy al haber pasado 24 hs. sin dolor, sin malestar general, sin cefalea; también les puedo contar que tuve la sensación de “tocar fondo”.
Hay veces donde el conocimiento nos agrega una cuota de angustia y desesperación….que contradicción para el intelecto porque desearía ser un analfabeto por un rato.
Sentí que me faltó la comida de las abuelas que tenían la dosis justa de lo que necesitabas para estar mejor, siempre perfecta y acompañada de un exceso de amor. Faltaron las caricias de mamá y su rezo en silencio que sana todo. Faltaron las caricias de papá y la frase infaltable…“ya vas a estar bien”, para transmitir su fortaleza, que cuando lo pude entender mejor no conocí a nadie más sensible, sencillo y de un corazón tan noble y generoso. Faltó la presencia de mis hermanos sentados en la cama, deseando enfermarse de lo mismo para que el dolor no sea tanto y la recuperación sea más rápida…¿Cuánto valor tienen esos recuerdos? hoy, incalculable!!
No dejemos que estos recuerdos tan importantes se pierdan, hay que transmitirles y enseñarles a nuestros hijos, nietos, sobrinos y a toda la gente que queremos para que las generaciones que siguen sepan que así también se sana.
Todos me ayudaron a pasar del temor y la desesperanza a veces, a la tranquilidad de esperar que el tiempo transcurra y dar espacio para que las cosas se vayan acomodando, todo tiene su tiempo y las cosas deben pasar por algo. Las muchas demostraciones de afecto que recibí ayudaron a curar el alma y el espíritu y estoy convencido que se lo van a transmitir al cuerpo para que también sane pronto.
Quiero agradecer a Dios primero por haber elegido que nazca donde me tocó; no existe mejor lugar y también por escucharme.
Quiero agradecer a la Salud Publica de la Provincia del Chubut (tantas veces criticada) y a sus autoridades; pendientes permanentemente.
Quiero agradecer a todos los que me enviaron mensajes cargados de buena energía, a los que se preocuparon y rezaron para que me recupere.
Quiero agradecer a mis compañeros de trabajo que con sus mensajes de aliento permanente hicieron esto un poco más llevadero.
Quiero agradecer a todos mis familiares que a pesar de la “distancia” me pareció simplemente eso, una palabra; ya que estuvieron siempre pendientes.
Quiero agradecer a mis amigos Eduardo y Sara; Omar y Lore; Pablo y Maga; Maurito y Pao, que han demostrado nuevamente estar siempre y en forma incondicional, hoy vuelvo a reafirmar con mayor certeza que son mis hermanos de la vida.
Quiero agradecer a mi suegro Don Nene, mi suegra Doña Norma, mis cuñadas Momo y La tía Ana y a mi cuñado Karaicho; también a Enrique y Mario que hoy más que nunca me han hecho sentir parte de su familia.
Quiero agradecer a mi papá Pedro que desde el cielo, su estrella o el lugar donde esté, seguramente con las personas elegidas por no tener maldad en esta tierra, sentí su presencia a mi lado; a mi mamá Nidya y a mis hermanos Titi y Tingui, y a sus familias que como siempre su cariño y acompañamiento están en las buenas y en las malas aún más.
Quiero agradecer a mi familia, a mis hijas Rena y More que con sus saludos y pequeñas charlas desde la puerta me hacían olvidar todo el malestar y tener fuerzas nuevamente porque el premio va a ser abrazarlas muy pronto; a mi esposa Miri que después de tantos años de estar juntos y creer conocerla me sigue sorprendiendo su valentía, sus emociones que a veces parecen guardadas pero que cuando decide dejarlas salir en momentos como estos solo se necesita silencio para comprenderlas porque acarician el alma y te dan paz, pero lo mejor….su amor sin límites.
Esta pandemia también nos dejará su enseñanza seguramente, pero no debemos menospreciar ni relajarlos ante este maldito virus porque no respeta a nadie y su comportamiento tan errático y dispar hace que sea aún más dañino. Cuidemos el bien más preciado y valioso que tenemos…nuestra salud.
Nos vemos pronto. Los quiero mucho!!

You may also like
Gustavo Valdés: “El uso del barbijo será obligatorio en toda la provincia”
Robo en San Cosme: secuestraron un auto y detuvieron a una mujer
Corrientes detectó los dos primeros casos de la variante Delta: en Santo Tomé y Capital
Más renuncias a disposición del Presidente Alberto Fernández: son 12 los funcionarios del gabinete

Leave a Reply

A %d blogueros les gusta esto: