Home > Nacionales > En Río Negro los médicos se preparan para el colapso del sistema sanitario

En Río Negro los médicos se preparan para el colapso del sistema sanitario

El sistema sanitario en el Alto Valle de Río Negro vivió su semana más dura desde el inicio de la pandemia. El recurso humano está saturado y lleva cinco meses de lucha sin pausa contra el coronavirus. Y las camas no alcanzan. Las derivaciones tuvieron que llegar hasta Viedma para no dejar pacientes sin cama. El anuncio del Ministerio de Salud sobre la incorporación de camas de terapia intensiva será un alivio, pero no modifica el escenario, por lo que en las ciudades de Cipolletti y General Roca se profundizó la discusión de cómo asignar las camas cuando no se pueda atender a todos.

El ritmo de contagios es demasiado alto en la provincia de Río Negro, indican en los hospitales. Por eso el reclamo de los trabajadores de salud hacia la comunidad dejó de ser en voz baja y hasta dirigentes de los gremios estatales comenzaron a reclamar que los vecinos se cuiden y eviten las reuniones sociales.

En General Roca, desde el hospital hicieron público el criterio que aplicarán para decir quién recibe atención y quién no. La jefa de la terapia intensiva del hospital explicó que niños, adolescentes, embarazadas y personal de salud tendrán prioridad. Luego se evaluarán las posibilidades de recuperación de cada paciente y hasta se tendrá en cuenta sortear los lugares.

“En caso de tener dos personas con las mismas posibilidades, se hará por azar. No se pueden dejar de lado los principios de justicia y equidad”. Cristina Orlandi. Jefa de terapia intermedia del hospital de General Roca
Cristina Orlandi dijo que este sistema que se aplica en situaciones de desastre sanitario, donde la demanda es mayor a la posibilidad de dar respuestas, se llama triage, y se trata de poder administrar de la mejor manera posible los recursos con los que se cuenta. “Se elaboró un documento de designación de recursos en casos de pandemia. Tenemos la convicción de que la comunidad tiene derecho a acceder a esta información para asegurar la transparencia, y los documentos son de acceso público. Cuando asignamos un recurso en terapia intensiva en pandemia tenemos que garantizar la dignidad humana, la justicia distributiva y la equidad. Fuera del contexto de pandemia, las condiciones que tenemos en cuenta para asignar camas es que sea una situación transitoria, reversible y que el cuidado sea proporcional, que el beneficio sea mayor que el riesgo”, contó Orlandi.

La doctora explicó que “los médicos de terapia no pueden tomar esta decisión en soledad”, pero tampoco habrá tiempo para conformar comités de bioética. Se determinó una cadena de consultas entre los médicos, al menos tres, sin la participación del profesional que atiende al paciente.

“Acordamos que la decisión será en conjunto. En estos casos se llama ‘decisión informada’ y no ‘consentimiento informado’, porque la decisión la toman los profesionales y debe informarse al paciente y su familia”, detalló Orlandi. “Toda decisión queda asentada en la historia clínica. Las prioridades de ingreso son cuatro. Primero estarán los niños, los adolescentes, las embarazadas y el personal de salud”, informó.

Agregó que la edad no es motivo de discriminación, sino que se evaluará la gravedad de la neumonía por COVID, calculando la probabilidad de muerte. También se tendrá en cuenta las comorbilidades y enfermedades previas. En adultos mayores se evaluará la fragilidad de la persona. Con esos parámetros se asignarán las prioridades.

“La idea siempre es salvar la mayor cantidad de vidas. Y que la persona que acceda a terapia intensiva tenga posibilidad de salir y con la mayor calidad de vida posible. En caso de dos personas con las mismas posibilidades, se hará por azar. No se pueden dejar de lado los principios de justicia y equidad”, remarcó Orlandi.

Leave a Reply

A %d blogueros les gusta esto: